09
Jun
09

No todo es culpa del cambio climático

  • No todo es culpa del cambio climaticoPresentamos un texto escrito por el Jefe del Proyecto de Hidrometereología del Organismo Cuenca Golfo Centro de la Conagua
  • Por José Llanos Arias

Cuando al cuerpo humano se le expone a determinados excesos, por ejemplo: de alimentación, de drogas, de tensiones emocionales e incluso de ejercicio físico, puede responder con ciertas alteraciones que tarde o temprano desembocarán en enfermedades. Lo que nunca sabremos es el momento exacto de la aparición de estos males, ni cuál será su magnitud, ni cuando perderemos la vida por su causa. Lo único de lo que estamos ciertos es que de continuar con esos excesos algo negativo seguramente nos resultará.

Pero aún estando consientes de los posibles efectos que nuestro cuerpo pude experimentar, muchos de los cuales son irreversibles; continuamos con los excesos a veces, inclusive, después de escuchar las advertencias de profesionales y siempre albergamos, la esperanza de que a nosotros nada nos sucederá.

Pues bien, algo similar le está pasando a La Tierra, las diferentes actividades del hombre que han causado la deforestación, la ontaminación del aire y la del agua, entre otros males, están enfermando de manera paulatina a nuestro planeta. Y ya se habla de un
cambio climático que trae aparejados diversos males.

En los últimos años hemos escuchado con mayor frecuencia de algunos efectos que se le atribuyen, esos cambio son: elevación del mar y desaparición de zonas costeras, calores y sequias más intensos, abundancia de agua e inundaciones, desaparición de zonas cultivables, migración de insectos y aparición de virus en zonas donde antes no
sobrevivían, fenómenos atmosféricos más severos, desaparición de glaciares, mayor contaminación y pugnas entre los seres humanos por el agua.

¿Pero realmente lo que estamos viviendo es el cambio climático?. Quizás, aún no se pueda precisar con toda claridad, pero lo que sí sabemos es que algo ya le está pasando al planeta, y posiblemente algo más grave le pueda pasar en las próximas décadas; pero albergamos, la esperanza de que nada ocurrirá, y así seguimos deforestando, uemando
bosques, matando especies de animales protegidas, tirando basura, vertiendo sustancias nocivas en ríos y mares, contaminando el aire e incrementando los gases de tipo invernadero.

En Veracruz, actualmente, los medios de comunicación dan cuenta de los daños que ocasionan los fenómenos meteorológicos cada vez con mayor precisión y prontitud, y afirman que, diariamente, las lluvias son más intensas y que tales precipitaciones no ocurrían desde hace 50 o 30 años. Sin embargo, al revisar la estadística climatológica podemos observar que lluvias de esta misma intensidad ya se daban muchos años atrás, pero, lo que sí es cierto, es que ahora ocasionan daños más severos, y entonces es cuando nos preguntamos qué está pasando: acaso será porque somos más habitantes, o porque obstruimos los cauces de los ríos, o porque construimos nuestros hogares en las márgenes de las corrientes o en zonas inapropiadas que a la menor precipitación se inundan, o porque construimos casas en laderas que ante lluvias moderadas y continuas se deslavan porque ya no hay árboles que retengan las tierras o porque existe baja planeación en el
desarrollos de los centros urbanos.

Vale pues, la pena preguntarse ¿qué es lo que verdaderamente está pasando?, ¿efectivamente ya es el cambio climático?, y si no es así, ¿Qué nos espera cuando realmente el cambio climático se haga presente?.

Ante todo ello, como sociedad debemos frenar un momento y reconsiderar todas las acciones que estamos realizando en contra de La Tierra y de nosotros mismos, ya lo dice un refrán “Dios perdona siempre, el hombre algunas veces, pero la naturaleza nunca”. Lo
que ahora estamos viviendo podría ser nada, en comparación a lo que nos pudiera pasar cuando el cambio climático este en su esplendor.

Si bien, es cierto que el gobierno debe ser el líder para llevar a cabo las acciones que apoyen a mitigar y/o frenar el cambio climático, no menos cierto, es que todos nosotros, como una sociedad unida, tenemos un deber ineludible: respetar la naturaleza.

Anuncios

2 Responses to “No todo es culpa del cambio climático”


  1. 1 MARIA ISELA
    junio 10, 2009 en 3:47 pm

    La opinión de una persona con los conocimientos y la experiencia en el área de meteorología, que entre sus actividades cotidianas maneja y analiza datos meteorológicos y da seguimiento a los fenómenos meteorológicos, la considero muy valiosa para la gente como yo, que solo sabemos lo que nos dicen los medios de comunicación y en algunos casos, opiniones de gente que no cuenta con los conocimientos básicos necesarios para opinar sobre el tema, y que en lugar de fomentar la prevención y cooperación de todos para un mundo mejor, alarma y condena sin razón.

  2. 2 José Llanos Arias
    junio 10, 2009 en 3:54 pm

    Antes que nada les agradezco su apoyo en la publicación.
    Les pido de favor si me pueden eviar los comentarios.

    Nuevamente gracias


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: